Qué es el Mínimo Producto Viable

Qué es el Mínimo Producto Viable

producto minimo viable

¿Qué es un mínimo producto viable?

¿Cómo saber si un producto tendrá éxito o será un completo fracaso? ¿Cómo asegurar que tu inversión en este nuevo negocio será fructífera? ¿Cómo comprobar que tus hipótesis sobre la idea del producto que tiene meses dando la vuelta en tu mente será del agrado del público al que deseas llegar?

Todas estas preguntas se pueden responder desarrollando un mínimo producto viable, pero ¿qué es eso?

Un Mínimo Producto Viable, MVP por sus siglas en inglés, es el prototipo o una primera versión del producto que deseas desarrollar. El objetivo principal es conocer que es en realidad lo que funciona en el mercado, donde te quieres posicionar y lo que los clientes necesitan. 

Para un emprendedor que tiene recursos algo limitados este es el mejor camino a seguir, así se puede asegurar de:

-No crear productos que nadie comprará

-No invertir todo el dinero en algo que se quedará guardado

-Brinda bases sólidas al proyecto para salir al mercado y colocarse en el lugar deseado.

¿Cómo puedes desarrollar tu Producto Mínimo Viable (MVP) y sacarte todas las dudas de una vez por todas?

El desarrollo de un producto puede tomar años y a pesar de que al final de las pruebas se llegue a un resultado, a un producto único y útil, con el tiempo es probable que se requiera modificar para satisfacer las necesidades de un mercado cambiante o para llegar a otro tipo de consumidores. 

Estos son los pasos que puedes seguir para desarrollar tu producto:

1- Generar ideas

Anota todas las ideas que tengas en la cabeza sobre el producto que vas a desarrollar, no te quedes con nada guardado, aunque parezca imposible de que se pueda llevar a cabo. Realiza bocetos o pequeños dibujos, no importa si no son profesionales o toda una obra de arte, aquí el punto es que tu plasmes todo y logres que la idea sea más entendible para otros. Puedes incluso organizar lluvias de ideas con personas de tu confianza.

Después de esto si es importante que pidas la ayuda de algún experto para que él pueda hacer los cálculos y brindarte su opinión profesional sobre que si se puede hacer y cómo se podría llevar a cabo. 

Para este paso no hay prisa, recuerda que es más barato y fácil hacer alguna corrección en papel que en la producción.

 2- Desarrollar prototipos

Aquí es donde se desarrolla la idea que mejor te pareció y la más viable. Solo es cuestión de esperar a que la producción termine. Puedes estar al pendiente de cualquier imprevisto que pudiera suceder. 

3- Presentación

Aquí es cuando entran en acción los clientes early adopters.

¿Quiénes son ellos?

Los early adopters son un grupo pequeño de compradores que se caracterizan por estar siempre en la búsqueda de nuevos productos, les encanta ser los primeros en encontrar y probar algo nuevo que salió al mercado, les gusta experimentar y dar su opinión al respecto. 

Este tipo de cliente son los que necesitas buscar para presentar tus MVP. Debes tomar muy en cuenta su recomendación y basarte más que nada en sus hechos, como fue que reaccionaron ante tu producto la primera vez que lo vieron, como fue la interacción durante su uso y si en efecto, suplió su necesidad.

4- Recolección de datos

La escucha activa de las primeras impresiones y usos son esenciales para continuar el proceso. Puedes apuntar desde los comentarios, cuáles fueron las expresiones y hasta los chistes que hicieron los early adopters. 

Pídeles que sean detallados en que les pareció el producto y su experiencia al usarlo algunos días. 

5- Análisis 

De toda la información generada ahora es el momento de analizar. Aquí prácticamente se observan las impresiones que tuvo el producto en los clientes, las consideraciones y opiniones, por ejemplo, si les pareció útil, si el precio es justo, si lo comprarían y recomendarían a otras personas.

Si el producto no fue un éxito en su primera muestra no te desanimes, recuerda que esto es precisamente para lo que se hace un MVP, haz las modificaciones pertinentes y vuelve a mostrar el prototipo. 

6- Aprendizaje

Con cada modificación y muestra que hagas estarás un paso más cerca para lanzarlo al mercado y habrás conocido más a tus consumidores, lo que te facilitará realizar todo el branding, la publicidad y la distribución de tu producto.

Obviamente cada paso de este proceso es más profundo y conlleva muchas horas de trabajo, pero quisimos brindarte un panorama amplio de todo el esfuerzo que implica y de ser desarrollados correctamente y con ayuda de expertos pueden ahorrarte mucho dinero y lograr que te posiciones en el mercado con mucha más rapidez. 

En conclusión: ¡Empieza ya!

-Anota de una vez tu idea, aunque solo sean un par de líneas, es importante que no la pierdas y poco a poco vayas agregando más información y pequeños bocetos.

-Haz una landing page. Puedes “vender” antes de invertir y a través de un formulario saber si existe gente interesada en tu producto.

-Crea un producto sencillo. Un objeto mientras más fácil sea de entender y de usar más gente se convertirá en tu cliente.

– Crea una campaña de marketing digital para promover tu landing page a un mercado segmentado.

contactanos

En Bioxnet podemos ayudarte con tus campañas de marketing digital. Contáctanos para atenderte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *